Páginas

martes, 13 de junio de 2017

El Alto del Águila

Breve paseo por el techo de Gátova. (Ruta realizada el 12 de febrero de 2016)


Acceso
Para llegar a Gátova salimos de Valencia por la CV-35 en dirección a Líria hasta el desvío de Marines por la CV-25. Pasamos Marines, Olocau, Marines Viejo y al llegar a Gátova tomamos la calle Marines, a la entrada del municipio, para llegar a la plaza donde se ubica el ayuntamiento, pudiendo dejar el coche en algún hueco de esta calle o de las aledañas.

Descripción
Para llegar al camino de ascensión al pico hay que callejear un poco por el centro de Gátova, por lo que después de dejar el coche en la plaza del ayuntamiento, tomamos la calle Mayor girando luego a la derecha por la calle del practicante Sánchez Serra. Al llegar a la calle Segorbe seguimos por la derecha y luego a la izquierda por la calle Calvario hasta coger a la izquierda una pista asfaltada por la que vamos dejando atrás las casas y almacenes del pueblo.
Poco después, la pista de asfalto rojizo por la que vamos se encuentra de frente con otra debiendo girar aquí a la derecha para no regresar al pueblo, comenzando a ascender ligeramente con el Alto del Águila ya frente a nosotros, en una bonita estampa tras los almendros en flor.
Descartamos un primer desvío a la izquierda y luego otro a la derecha llegando a una curva cerrada que dibuja el camino para poco después abandonar el firme hacia la izquierda para adentrarnos en una estrecha senda, más empinada e irregular, como un canal tallado en la roca, que nos hace ganar altura rápidamente hasta enlazar con la pista pavimentada que recorre la parte alta de la sierra de Gátova.
Aquí nos encontramos con una especie de monolito con las marcas rojiblancas del GR y un poste de señalización roto y tirado en el suelo, con lo que de poco sirve si no tienes claro dónde debes. En cualquier caso, ya que nuestro objetivo es la cumbre del Alto del Águila, seguimos hacia la izquierda por la pista que dibuja varios zigzags pudiendo acortar un poco optando por un estrecho senderillo que sale en algún momento a nuestra izquierda, aunque tanto por un lado como por el otro se llega al mismo sitio.
En el Alto del Águila se diferencian dos partes, la más alta correspondiente al pico, por así decirlo, donde hay una caseta instalada y hasta donde llega la pista con acceso rodado; y el mirador, más atractivo junto a un murete de piedra y un cachirulo desde el que se tiene una estupenda vista del pueblo de Gátova y sus alrededores.
Alcanzado el punto más alto de todo el recorrido regresamos sobre nuestros pasos hasta el último cruce y en este caso continuamos rectos por la cresta de la montaña hasta llegar al siguiente cruce donde un poste, esta vez en pie, nos marca la dirección hacia la Masía de Tristán, que es la que debemos seguir. Aunque no por mucho tiempo ya que al poco la abandonamos para tomar un camino bastante pedregoso que sale a la derecha y que nos lleva hasta el molino de Iranzo, que desde que se dejó de utilizar allá por el siglo XIX se ha convertido en una bonita atalaya desde la que observar el paisaje de la Calderona.
Rebasado el molino continuamos por el camino que en este tramo atraviesa una parte un poco más atractiva y que sin ninguna dificultad nos lleva hasta la pista que une Gátova con la Masía de Tristán, girando aquí a la derecha para pasar junto al molino de la Ceja y emprender el descenso hacia el pueblo pasando antes por la fuente del Tormo y regresando al coche debiendo salvar antes un pequeño tramo de carretera.

Datos técnicos
Distancia: 8.2 km
Duración: 3 horas
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 565 m
Altitud máxima: 850 m
Desnivel acumulado: 350 m
A tener en cuenta: Nada en especial
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 712858 / Y: 4405710), Punto 2 (X: 712903 / Y: 4405937), Punto 3 (X: 713305 / Y: 4405397), Punto 4 (X: 713416 / Y: 4405397)

Descarga aquí la información de la ruta

martes, 21 de marzo de 2017

La muela de Cortes de Pallás

Todo un clásico en la sierra del Caroig. (Ruta realizada el 29 de enero de 2017)



Acceso
Tomando la A3 hacia Madrid desde Valencia, nos desviamos a la altura de Buñol por la salida 322, cruzando poco después el puente sobre la autovía y dirigiéndonos hacia Buñol por la CV425. En la siguiente rotonda ya vemos las indicaciones hacia Cortes de Pallás por esta carretera que luego enlaza con la CV428 a través de una rotonda pintada en el suelo, pasando por El Oro y cruzando poco después el embalse antes de llegar a Cortes de Pallás. Una vez en el pueblo podemos dejar el coche en el aparcamiento que hay junto el río al otro lado de la carretera de la Muela.

Descripción
El recorrido se inicia en la carretera de la Muela, un poco más delante de donde hemos dejado el coche, junto a un panel informativo con tejadillo de madera desde el que también vemos un poste de señalización del GR7 y el SLV13.
Cogemos hacia la izquierda el camino marcado como ‘Senda Cavanilles La Cortada’ y comenzamos a subir por la pista asfaltada que enseguida se cruza con la carretera que lleva al paraje del Corbinet, la cual descartamos para continuar rectos siguiendo las marcas verdiblancas.
No tardamos mucho en llegar al punto en el que se bifurca el recorrido (1) donde, a pesar de que la señal indica la dirección de la izquierda, seguimos por la derecha para hacer la ruta en sentido antihorario. Aquí la senda discurre más o menos llana y paralela a las curvas de nivel, dejando poco a poco el pueblo detrás de nosotros dirigiéndonos por la parte baja de la muela hasta las cascadas del arroyo de Cortes.
Cruzamos el cauce (2) y después de visitar la cueva del Tejedor continuamos bordeando la roca para seguir por un camino que nos aleja un poco del cauce a través de campos de olivos hasta que finalmente enlazamos con una pista de tierra más ancha, que volvemos a abandonar al poco para regresar al arroyo.
Lo cruzamos haciendo algún que otro equilibrismo sobre las rocas y ya volvemos a estar bajo la muela salvando un empinado repecho que nos deja sobre el camino que continúa llaneando hasta llegar al desvío hacia la cueva Minguita.
Desde este punto ya se ve a lo lejos el paso de la Franca, por donde uno de los grupos senderistas que nos hemos encontrado asciende en zigzag como si fueran un montón de hormiguitas de colores.
Encaramos pues la subida a la muela, y aunque la pendiente es pronunciada, la ascensión no es costosa y la senda es fácil de transitar.
Conforme vamos subiendo se abren tras nosotros las vistas del valle y aparece hacia el norte la fotogénica roca con el hueco en el centro como si de un espolón agujereado se tratara.
Continuando con la subida enfilamos el último tramo donde hay una cadena instalada recientemente y llegamos a la parte superior de la muela, plana y donde ya nada nos protege del frío viento que sopla en esta mañana. Así que buscamos algo de refugio tras unos arbustos y damos buena cuenta del bocadillo antes de continuar por el camino que nos lleva a la pista que bordea el depósito de agua municipal ubicado en lo alto de la montaña.
Este depósito forma parte de la central hidroeléctrica de forma que recibe el agua bombeada por la instalación que hay 500 metros más abajo, junto al embalse, para luego pasarla por la turbina y generar así energía eléctrica en los momentos de mayor consumo.
Poco a poco lo vamos bordeando junto a la valla de cierre hasta que el camino gira a la izquierda encontrándonos con un panel que nos habla del aprovechamiento agrícola de la zona y frente al cual continua el camino que inicia el descenso hacia Cortes de Pallás.
A lo largo de este último tramo se despliega ante nosotros una gran panorámica con el pueblo bajo nuestros pies y el embalse de agua como una gran mancha azul por la que se pierde el río Júcar en su curso hacia el Mediterráneo. Pasamos al poco junto al pino de la ‘Cortà’ para descender por el paraje de los Cintos de la Cortada perdiendo toda la altitud ganada llegando, después de serpentear por la senda llena de rocas, al punto 1 cerrando el recorrido circular y regresando el pueblo por el camino que ya conocemos.



Datos técnicos
Distancia: 9 km
Duración: 3 horas y media
Dificultad: 1/5
Altitud mínima: 430 m
Altitud máxima: 820 m
Desnivel acumulado: 400 m
A tener en cuenta: Nada en especial
Coordenadas (UTM 30): Inicio (X: 677625 / Y: 4345537), Punto 1 (X: 677522 / Y: 4345213), Punto 3 (X: 684586 / Y: 4385533)

Descarga aquí la información de la ruta

miércoles, 18 de enero de 2017

El castillo de Mauz

Visita a una de la fortalezas más vistosas de la sierra de Espadán. (Ruta realizada el 1 de enero de 2017)


Acceso
Salimos desde Valencia en dirección a Castellón primero por la A7 y luego por la CV10 hasta abandonarla por la salida 7 hacia Onda atravesando su larguísimo polígono industrial. Dejamos atrás el centro de Onda y enlazamos con la CV223 que nos lleva a Artesa, Tales y poco después a Sueras.
Al llegar al pueblo descartamos la primera indicación de centro urbano y pasamos el puente hasta llegar a la segunda señal que tomamos, ahora sí, hacia la izquierda, pudiendo dejar el coche en el espacio que hay al principio de la rampa.

Descripción
El sendero como tal comienza en realidad en las afueras del pueblo, cruzando el barranco de Castro, por lo que antes que nada debemos atravesar el pueblo para llegar a la montaña. Así, tras dejar el coche enfilamos la calle del Arrabal y giramos a la izquierda al final por la calle del Rector hasta llegar a la plaza Mayor. Junto al ayuntamiento y a la derecha sale la calle Alta por la que continuamos hasta dejar atrás las casas enlazando con la pista asfaltada que lleva al merendero de Castro.
Caminando por esta carretera descartamos el primer camino que baja hacia el barranco y pasamos junto a un burro que pasta tranquilamente antes de coger el segundo desvío a la derecha, junto a un panel informativo con tejadillo de madera.
En unos metros llegamos al lecho del barranco de Castro y lo cruzamos encontrando enseguida un poste que nos indica las dos variantes para llegar al merendero (1). Elegimos la del castillo y girando a la derecha emprendemos la ligera subida que se prolongará durante un rato hasta llegar a la base del peñasco sobre la que se erige el castillo de Mauz.
Recorremos así el borde nororiental de la sierra de Espadán, ocupado por un extenso bosque de pino y acompañados de vez en cuando por los postes de madera clavados en el suelo que nos sirven de guía, aunque el sendero no presenta ninguna dificultad de orientación.
De origen musulmán y construido en el siglo XII, su mayor atractivo es sin duda su emplazamiento en lo alto de un promontorio rocoso, desde el que se domina todo el valle y desde el que se podía comunicar con fortificaciones cercanas como las de Alcudia de Veo o Villamalur, si las circunstancias lo requerían.
Además, en la parte baja hay unos troncos dejados caer a modo de mesa y taburetes que invitan a sentarse unos minutos y a disfrutar de la panorámica.
Continuando con el recorrido volvemos unos metros sobre nuestros pasos y seguimos los carteles con el letrero “volta” bordeando el castillo hasta enlazar en su extremo oeste con un acusado descenso que nos provoca algún que otro resbalón, pero que enseguida se suaviza y nos lleva hasta el desvío donde un poste nos marca el camino hacia el corral d’Antoni (2). Sin embargo lo descartamos y continuamos descendiendo por la izquierda hacia la fuente de Castro a la que llegamos en apenas unos minutos rebasando antes un nuevo cruce de caminos (3).
Visitada la fuente y con el estómago lleno abandonamos el merendero deshaciendo el camino hasta el poste que antes dejamos atrás (3) y que nos indica la vuelta a Sueras por el camino viejo, que discurre paralelo al barranco y del que no hemos de salirnos obviando los desvíos que nos salen a la derecha hasta llegar al punto 1, a la pista asfaltada y de nuevo al centro del pueblo.

Datos técnicos
Distancia: 8’4 km
Duración: 2 horas y media
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 290 m
Altitud máxima: 530 m
Desnivel acumulado: 300 m
A tener en cuenta: La ruta está bien señalizada y no tiene ninguna dificultad, aunque hay que andar con precaución por la zona del castillo que presenta algunos puntos de paredes verticales con peligro de caída al vacío.
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 727016 / Y: 4425405), Punto 2 (X: 725635 / Y: 4424926), Punto 3 (X: 724944 / Y: 4424447)

Descarga aquí la información de la ruta

martes, 17 de enero de 2017

El palmeral de Pedralba

El palmeral de Pedralba
Recorrido por el entorno del río Turia a su paso por Pedralba. (Ruta realizada el 13 de noviembre de 2016)


Acceso
Salimos desde Valencia hacia Líria por la CV35 y en la salida 27B tomamos la CV376 hacia Pedralba pero sin llegar, ya que en la rotonda justo antes del pueblo debemos coger la tercera salida hacia Bugarra y en la siguiente rotonda abandonar la carretera por la tercera salida hacia el camino del Palmeral. El coche se puede dejar en la vía de servicio o en una explanada que hay un poco más arriba bajo un algarrobo, siguiendo la pista de tierra que sale frente a la rotonda.

Descripción
El recorrido lo iniciamos junto a la rotonda por la que accedimos en coche al camino del Palmeral, junto a un panel informativo de las montañas del entorno. Desde aquí avanzamos unos metros por la vía de servicio asfaltada hasta desviarnos a la izquierda para tomar el camino de tierra que desciende junto a la valla de un chalet y una caseta con una marca blanca y azul pintada en una esquina (1). Tan solo algunos metros después nos desviamos a la derecha pasando junto a un poste de balizamiento con coordenadas impresas en una placa y atravesamos un pequeño barranco, con algún destrepe un poco delicado, para llegar al camino que sigue el trazado del río.
El recorrido por este sendero es muy tranquilo y con apenas desnivel, y tras rebasar una valla de madera que impide el acceso de vehículos encontramos un punto el que se puede descender hasta el río para echar un vistazo a las mini cascadas que forman las rocas en los recodos de la corriente.
La senda continúa y nos volvemos a encontrar más adelante con otra valla de madera y un poste de señalización con un par de flechas moradas en ambos sentidos. Nosotros seguimos por la derecha y recorremos el último tramo junto al río donde la vegetación se abre y aparece un extenso cañaveral a nuestra derecha, hasta llegar al cruce de caminos junto al Corral del Río (2), donde emprendemos una ligera subida hacia la izquierda internándonos en un barranco dominado por muros de bancal y por la presencia de multitud de árboles caídos y quemados.
Al final llegamos a una pista forestal donde giramos a la izquierda y ascendemos por un pequeño repecho que nos hace pasar junto a una balsa antes de llegar al primero de los cruces donde seguimos por la izquierda. Poco después llegamos al segundo cruce en el que siguiendo el poste que nos indica Pedralba hacia la derecha y por esta pista y sin desviarnos de ella, llegamos a la vía de servicio por la que iniciamos la ruta.


Datos técnicos
Distancia: 8’1 km
Duración: 2 horas y media
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 130 m
Altitud máxima: 220 m
Desnivel acumulado: 130 m
A tener en cuenta: Esta ruta tiene dos partes bien diferenciadas: la del río, que resulta agradable de recorrer; y la de la pista, que no tiene gran interés, por lo que se puede hacer el recorrido a la inversa dejando la mejor parte para el final.
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 696014 / Y: 4386176), Punto 2 (X: 698079 / Y: 4386573)

Descarga aquí la información de la ruta

lunes, 14 de noviembre de 2016

Sierra Cebollera

Nos vamos en el puente de Todos los Santos a recorrer el Parque Natural de Sierra Cebollera. (Rutas realizadas el 29 y 31 de octubre de 2016) 


El parque natural de Sierra Cebollera se encuentra situado en la zona conocida como Los Cameros, en la parte sur de La Rioja en su linde con Soria. Cualquiera de los pueblos apellidados “de Cameros” es un buen sitio para quedarse y conocer la zona, y en este caso nos alojamos en Villoslada de Cameros, donde además se encuentra el centro de interpretación, un bonito edificio con diversos audiovisuales del entorno del parque y donde el personal ofrece todo tipo de información para recorrer y disfrutar de la sierra.


EL ACHICHUELO Y LAS CASCADAS DE PUENTE RA


Acceso
Para llegar al punto de inicio desde Villoslada, hay que tomar la carretera que se dirige al camping y a la ermita Lomos de Orios, que sale a la izquierda frente al centro de interpretación. Esta carretera nos lleva durante tres kilómetros junto al río Iregua pasando varios cercados con ganado hasta que llegamos al camping, lo dejamos atrás y nos desviamos justo después por la pista de las Rameras que sale a la izquierda. Al pasar un par de construcciones hay un claro a la derecha donde se puede aparcar.

Descripción
Una vez dejado el coche continuamos caminando unos metros por la pista del barranco de las Rameras, cruzamos una valla y enseguida vemos una especie de tótem o escultura a nuestra derecha hecha con un tablero de madera y una suerte de aro con roscos de piedra a media altura. Nada más rebasarla nos metemos en la ladera que se levanta a la derecha y tras subir unos metros vemos un cartel que nos indica la dirección que hemos de seguir.
En este primer tramo confluyen los senderos 2, 3 y 5, que corresponden al sendero de la Virgen, del Achichuelo y de Pajares respectivamente, así que siguiendo el panel iniciamos la prolongada ascensión que marca el inicio de esta ruta.
Enseguida nos topamos a la derecha con una de las piezas del parque de esculturas Tierras Altas Lomas de Oro, de estilo land-art, que se creó en el año 2000 en la Sierra Cebollera y del cual ya quedan pocas a día de hoy, puesto que la mayoría se construyeron con madera y se han ido deteriorando con el tiempo.
En este caso se trata de la silueta de un hombre acosado por dos o tres dinosaurios, aunque para distinguir estos últimos hace falta una buena dosis de imaginación.
Después de comprobar si realmente encajamos en la silueta recortada en la madera continuamos la subida siguiendo las marcas de color amarillo y naranja perfectamente ubicadas que nos acompañarán durante toda la travesía y que impedirán en muchas ocasiones que nos desviemos por donde no es.
En esta zona se entremezclan las hayas en medio de un gran pinar y los colores del bosque van cambiando conforme el sol se levanta creando una estampa de lo más otoñal y agradable para pasear por la montaña.
Tras algún descansillo para recuperar el aliento perdido en los repechos más empinados, llegamos a la pista del Sillar (1), donde numerosos troncos se apilan en el suelo esperando ser recogidos mientras aún se escucha a lo lejos el ruido de las motosierras. Por aquí cerca hay otra de las esculturas que se pueden ver en el parque, pero desafortunadamente no encontramos las marcas azules que te deben guiar hasta ella, así que cruzamos la pista y seguimos la ascensión pasando junto a la fuente de la Romanizosa y llegando al punto de mayor altitud de toda la ruta, donde la senda de Pajares se desvía a la izquierda separándose de nuestro camino que ahora llanea un poco hasta que empieza a descender bruscamente hacia la ermita Lomos de Orio.
La ermita, que guarda una imagen de la Virgen del mismo nombre, se encuentra en un amplio prado con algunas mesas de merendero en el que nos encontramos con un pequeño rebaño de ovejas pastando y con su perezoso perro pastor vigilándolas con un ojo abierto y el otro cerrado.
En la leyenda de la aparición de la Virgen tiene su origen la romería más popular de Villoslada, la de la Caridad Grande, en la que se reparte pan y carne bendecida como recuerdo de los pastores que, agradecidos a la virgen por haberlos protegido frente a unos bandoleros que les acosaban, le dejaron en ofrenda un cordero para ser repartido entre los pobres.
Así que aprovechando el bonito enclave en el que se ubica la ermita paramos unos minutos para hacernos nuestra particular ofrenda en forma de bocadillo y después de almorzar seguimos la marcha descendiendo la escalinata hasta el inicio de la carretera asfaltada de acceso a la ermita.
De aquí surgen dos caminos, el primero a la derecha pasa por una caseta y nos llevaría directamente al puente Ra a través de un corto tramo en descenso hasta el río, pero nosotros seguimos por la pista que se extiende a la izquierda abandonando así los senderos 2 y 3 y enlazando con el número 4 hacia la Majada de las Disecadas.
La pista forestal asciende suavemente durante unos minutos hasta que las señales nos indican un desvío a la derecha (2) hacia las cascadas de puente Ra, internándonos de nuevo en el pinar en el que encontramos algún que otro interesante cartel como el que explica cómo el pino, considerado en otros lugares especie invasora, ha ayudado aquí a la recuperación de bosques de haya y roble perdidos por la deforestación.
Este camino nos deja, después de unas cuantas revueltas, en la pista principal de acceso a las cascadas de puente Ra, a las que llegamos en unos minutos junto a numerosos grupos de visitantes que se acercan al que es el otro punto turístico del parque, ya que el acceso hasta aquí es muy sencillo permitiendo la visita a todo tipo de personas.
Una vez vistas las cascadas, que parecen llevar menos agua que en otros momentos del año, emprendemos el regreso por la misma pista rebasando el punto por el que aparecimos antes y continuando el trayecto que desde ahora y hasta el final consiste en un suave y prolongado camino de descenso hasta el inicio.
No tardamos en llegar al puente Ra (3) el cual, lejos de ser una vistosa construcción, tan solo consiste en un discreto puentecillo para salvar el río. Aun así, es este un agradable rincón en el que hacemos la segunda parada del día para comer en unas mesas que hay junto al camino que asciende a la derecha y que nos llevaría de nuevo a la ermita.
De aquí en adelante el camino transcurre tranquilo por la vera del río hasta llegar al área del Achichuelo - La Blanca, de donde sale a la izquierda un sendero botánico que descartamos para cruzar de nuevo el río hacia la derecha pasando junto a una pequeña hornacina de madera con una imagen de la virgen.
El camino se interna de nuevo en el hayedo y caminando sobre un espeso manto de hojas de todos los marrones posibles, regresamos al punto de inicio junto a la cerca en la pista de las Rameras.


Datos técnicos
Distancia: 13’6 km
Duración: 5 horas
Dificultad: 2/5
Altitud mínima: 1120 m
Altitud máxima: 1570 m
Desnivel acumulado: 625 m
A tener en cuenta: Lo más duro de la ruta es el inicio donde se salvan de golpe casi 450 metros, pero una vez pasado ese tramo, el recorrido es más sencillo y relajado.
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 527035 / Y: 4656715), Punto 2 (X: 526675 / Y: 4654298), Punto 3 (X: 526041 / 4654646)


LAS ALDEAS DE LUMBRERAS


Acceso
Desde Villoslada hay que coger la carretera LR333 hasta el enlace con la N111 donde seguimos en dirección a Soria hasta llegar al desvío de Lumbreras. Una vez en el pueblo podemos dejar el coche a un lado de la carretera principal.

Descripción
Esta ruta nos lleva a hacer un recorrido circular con inicio y fin en Lumbreras pasando por dos de las aldeas con las que esta población contaba en el pasado.
El camino surge del centro del pueblo, de la misma plaza de la iglesia desde la que vemos, en una pared, un cartel con la dirección hacia la aldea de El Horcajo. Seguimos el cartel y pasamos junto a un pequeñito parque con mesitas de merendero y nos desviamos después a la izquierda siguiendo las ya conocidas marcas de color amarillo y naranja hacia la aldea de El Hoyo.
Al salir del pueblo el camino se vuelve un tanto incómodo al estar copado de grandes piedras redondas mientras vamos descendiendo hacia la pequeña rambla del arroyo que desemboca más hacia el oeste en el río Piqueras. Nada más cruzarlo el sendero comienza a recuperar altitud y llegamos a un cruce de caminos donde la señal indica una variante por Iruelas para llegar a la aldea de El Hoyo, pero nosotros seguimos la dirección de Fuente Vadillos y continuamos ascendiendo hasta alcanzar un pequeño altiplano un poco más despejado de árboles volviendo a descender luego hacia el riachuelo.
Aunque no lleva casi agua, el pequeño cauce forma una bonita estampa atravesando un umbrío robledal y con el lecho lleno de piedras. Al poco de cruzarlo el sendero comienza a llanear y llegamos enseguida a la aldea abandonada de El Hoyo, donde un puñado de casas dispersas, algunas en pie y otras en el suelo, dan una ligera idea de lo que hace más de un siglo fue un pequeño vecindario a apenas un kilómetro de Lumbreras.
Emprendemos ahora dirección hacia El Horcajo, siguiendo por la derecha junto a los restos de una casa y mientras vamos dejando atrás la aldea continuamos ascendiendo cruzándonos por el camino con un grupo de vacas y un par de caballos que salen espantados al vernos pasar.
Y es entonces cuando de repente tenemos la sorpresa del día y pasa por delante de nuestras narices un grupo de seis o siete corzos al trote que no parecen advertir nuestra presencia y que se alejan tranquilamente en busca de comida o de algún lugar con agua que beber.
Todavía un tanto asombrados por el encuentro con la pequeña manada, cruzamos un barranco y llegamos a la zona de la Pinilla, una sobreelevación del terreno que hace las veces de mirador y desde donde hay una buena panorámica de Lumbreras, con la montaña por la que hicimos la ruta del Achichuelo al fondo.
Aprovechamos para almorzar y después seguimos pasando un segundo barranco y llegando al cruce con una pista forestal donde vemos pastar un rebaño de ovejas junto a un buen montón de balas de heno almacenadas. Al tratarse de zonas de prado con poca arboleda, nos servimos de las estacas clavadas en el suelo para seguir el camino correcto y no tardamos en llegar a la pista que nos deja en El Horcajo, que resulta ser la población de mayor altitud de toda La Rioja con sus 1.300 metros sobre el nivel del mar.
Al llegar a El Horcajo pasamos junto a la iglesia y seguimos las indicaciones del sendero 7 hacia San Andrés, llegando a una cerca en la que hay una especie de escala dispuesta para poder pasar al otro lado. Durante unos minutos caminamos junto a la valla que acabamos de rebasar hasta encontrarnos con un nuevo paso que nos hace cruzar al otro lado y emprendemos un pequeño repecho que nos deja otra vez en una zona de pasto debiendo seguir las estacas antes mencionadas.
El paseo por este tramo, en ligera pendiente descendente, caminando sobre la hierba y bajo el sol de otoño se hace muy agradable, y así vamos atravesando la zona de Las Fuentecillas hasta llegar al chozo de El Perrón, que sirvió en su momento de resguardo al dulero, el pastor que se encargaba de los animales de labranza de los vecinos.
Junto a él vemos un poste que nos indica la posibilidad de ir directamente a San Andrés o continuar hacia Lumbreras, siguiendo nosotros este último, cruzando en varias ocasiones el sinuoso lecho de un arroyo que ahora viene completamente seco.
Caminamos ahora por el sendero marcado con el número 6, llegando tras un pequeño repecho a una pista forestal por la que avanzamos unos minutos hasta que las marcas pintadas en los árboles nos desvían hacia la izquierda otra vez a través del bosque.
No tardamos mucho en llegar a una cancela metálica que rebasamos para llegar a una carretera asfaltada que nos deja en el pueblo justo en el merendero que hay detrás de la iglesia, donde aprovechamos para comer y dar por finalizada la ruta.


Datos técnicos
Distancia: 11 km
Duración: 4 horas
Dificultad: 1/5
Altitud mínima: 1120 m
Altitud máxima: 1330 m
Desnivel acumulado: 300 m
A tener en cuenta: Esta ruta cuenta con un par de variantes que la pueden alargar un poco yendo a la aldea de El Hoyo por Iruelas y llegando a San Andrés desde El Perrón.
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 531443 / Y: 4663642), Punto 2 (X: 534323 / Y: 4661861)

Descarga aquí la información de las rutas

viernes, 4 de noviembre de 2016

Las fuentes del Desert

Itinerario 7 del parque natural del Desert de les Palmes. (Ruta realizada el 16 de octubre de 2016)


Acceso
Saliendo desde Valencia por la A7 enlazamos poco después con la CV10 hasta abandonarla por la salida 18 hacia Castellón norte cogiendo la CV151/N340.  Una vez en la nacional N340 seguimos unos minutos hasta llegar a una gran rotonda cuya tercera salida indica Parque Natural/Seminaris/Col·legis por la CV147.  Por esta carretera nos iremos adentrando poco a poco en el Desert de les Palmes hasta que, tras rebasar el monasterio de la Transverberación, llegamos a la explanada del mirador donde se puede dejar el coche.

Descripción
Comenzamos a caminar desde el mirador que hace las veces de parking y desde el que se muestra una amplia panorámica de Benicàssim con las ruinas de un antiguo monasterio carmelita en primer plano y el Mediterráneo al fondo.
Al principio recorremos un tramo de carretera que afortunadamente no dura mucho ya que enseguida nos adentramos en la ladera de la montaña al rebasar la fuente de Sant Josep, junto a la valla que protege la pequeña ermita. Aquí la senda discurre más o menos paralela a la carretera con las altas antenas de la cumbre del Bartolo a nuestra izquierda. Al poco nos encontramos un cruce donde a la izquierda sale un camino flanqueado por dos montoncillos de piedra, pero que hemos de descartar para seguir por la derecha, continuando de ahora en adelante el itinerario en dirección al Plà de Muletes, marcado en los postes de madera y siguiendo siempre la ruta identificada con el número 7.
Atravesamos así el pinar y llegamos al punto 1, por el que luego regresaremos, continuando a la izquierda hasta llegar a un cruce de caminos (2) junto a un cercado donde la senda termina y comienza una ancha pista forestal. Cogiendo la dirección de más a la izquierda seguimos ascendiendo hasta desviarnos a la derecha hacia la Font de Roc (3), momento en que emprendemos una prolongada bajada hasta que un nuevo poste de madera nos saca de la pista para internarnos en un estrecho camino que nos lleva hasta el rincón de la anunciada fuente.
Aunque no se trata más que de un hilillo de agua que sale de una pequeña canalización en la pared, el lugar donde se encuentra es muy agradable, en una zona umbría de la montaña y donde unos troncos permiten pararse a relajarse un rato y disfrutar de la tranquilidad de este sitio.
Tras la foto de rigor del que es sin duda el punto más bonito de toda la ruta, proseguimos la marcha rebasando un nuevo poste que nos indica el camino hacia la tercera y última fuente que visitaremos en el recorrido, la Font Talla, a la que se llega tras girar a la derecha cuando la senda por la que venimos desemboca en la carretera del camino del Miravet (4). Esta es la parte menos grata del recorrido ya que durante aproximadamente un kilómetro y medio caminamos por el asfalto cruzándonos con unos cuantos coches que no van precisamente despacio.
A la Font Talla, de la que no cae agua, llegamos en apenas unos minutos y aprovechamos para hacer la pertinente parada para almorzar, tras lo cual seguimos por un tramo completamente recto de la carretera hasta el cruce con la CV147. Sin embargo no llegamos a ella, y justo unos metros antes de la señal de stop y del panel informativo (5), vemos a la derecha un poste que nos lleva hacia la Font de Sant Josep por un camino que al principio avanza paralelo a la carretera y que luego nos deja en un antiguo camino asfaltado (que nos llevaría al punto 2), el cual abandonamos poco después para coger una senda muy empinada, que a ratos parece una rambla, llegando finalmente al punto 1, por el que retomamos el trazado del principio para volver así a la explanada donde dejamos el coche.

Datos técnicos
Distancia: 7.5 km
Duración: 2’30 horas
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 250 m
Altitud máxima: 460 m
Desnivel acumulado: 250 m
A tener en cuenta: Nada en especial
Coordenadas (UTM 31): Punto 1 (X: 247844 / Y: 4440929), Punto 2 (X: 248163 / Y: 4441311), Punto 3 (X: 248148 / Y: 4441472), Punto 4 (X: 248879 / Y: 4441599), Punto 5 (X: 248051/ Y: 4440353)

Descarga aquí la información de la ruta

jueves, 3 de noviembre de 2016

Peña María

Vuelta a la icónica cima el pueblo de Gestalgar. (Ruta realizada el 9 de octubre de 2016)


Acceso
Salimos desde Valencia hacia Líria por la CV35 y en la salida 27B tomamos la CV376 hacia Pedralba. Al llegar a Pedralba enlazamos con la CV377 pasando por Bugarra antes de llegar a Gestalgar.

Descripción
Iniciamos el recorrido en el área recreativa que hay junto al río, donde encontramos varios paneles informativos y un poste con indicaciones del PR290 hacia el balneario de Chulilla. Siguiendo la dirección marcada pasamos junto a un restaurante y subimos los escalones enlazando con el sendero que sale junto al edificio circular del Motor, en la zona de baño del mismo nombre.
Nos adentramos así en un cañaveral que cruza el barranco de la Rivera hasta la cascada del agua de la acequia que alimenta la central eléctrica y que se vierte al río en medio de un gran estruendo.
Justo después de pasar el puente desembocamos a una pista más ancha (1) dejando a la izquierda el puente sobre el río, por el que luego volveremos, continuando de momento rectos a través de una pista hacia la antigua presa de Gestalgar, destruida en la riada de 1957 y de la que hoy se puede ver tan solo un tramo del muro a este lado del río.
Apenas dejamos atrás el muro de la presa giramos a la izquierda y cruzamos el río a través de unas piedras sobre el lecho y comenzamos la ascensión por la ladera oeste del río a través de una senda que en un par de zigzags nos deja junto a una torre eléctrica.
Durante este tramo la peña María ha ido cobrando cada vez más presencia y ahora desde arriba se muestra más imponente si cabe, con su enorme paredón vertical dominando el cañón del Turia.
La senda comienza a virar hacia el este y van surgiendo a nuestra derecha senderos marcados por postes prácticamente destrozados que nos dirigirían hacia el balneario de Chulilla, pero los vamos descartando y seguimos rectos pasando por una zona que todavía muestra los efectos del incendio de hace unos años que asoló Chulilla y Gestalgar.
El camino a partir de aquí comienza a descender y nos brinda la mejor panorámica de todo el recorrido, con la peña frente a nosotros, Gestalgar al fondo y el río cruzando todo el paisaje bajo nuestros pies; llegando enseguida llegamos al desvío para la ascensión a la peña (2).
Tras la visita obligada a la cumbre de esta mole regresamos al desvío y continuamos el descenso por el estrecho camino que recorre la parte sur de la montaña, caminando en varias ocasiones por un simple canal excavado en la roca mientras a nuestra derecha va apareciendo poco a poco un pequeño barranco que luego desemboca en el barranco del Barco.
Finalmente llegamos a una pista forestal donde giramos a la izquierda y continuamos por ella hasta ver el poste de desvío hacia el área recreativa de la Peña María (3), donde paramos a comer en una de las mesas instaladas junto a la fuente natural de la Peña María.
Después del parón ya solo queda cruzar el río por el puentecillo hasta el punto 1 y regresar a Gestalgar por el cañaveral que atravesamos al inicio

Datos técnicos
Distancia: 7.4 km
Duración: 3 horas
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 195 m
Altitud máxima: 340 m
Desnivel acumulado: 175 m
A tener en cuenta: Nada en especial
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 684538 / Y: 4385612), Punto 2 (X: 683956 / Y: 4385413), Punto 3 (X: 684586 / Y: 4385533)

Descarga aquí la información de la ruta