Páginas

martes, 16 de enero de 2018

El barranco de la Encantada

Recorrido por este (no tan) misterioso paraje en el municipio de Planes. (Ruta realizada el 12 de noviembre de 2017)


Acceso
Salimos de Valencia esta vez hacia Albacete por la V31 que más tarde se convierte en la A7/A35 hasta enlazar con la CV60 hacia Ontinyent/Alcoi. Por esta carretera seguiremos todavía un rato hasta que la abandonemos para coger la CV700 hacia Benimarfull en la salida 435.
En las siguientes rotondas seguimos en dirección Benimarfull y tras dejar esta población atrás llegamos enseguida a Planes, donde podemos girar a la izquierda al pasar junto a un parque que hay en la carretera para adentrarnos en el centro del pueblo.

Descripción
Tesoros ocultos, princesas que cada 100 años se aparecen y deambulan por las montañas, traiciones y amores secretos en época morisca… son algunas de las versiones de la leyenda de la Encantada, que da nombre al barranco y a esta ruta.
Aunque el recorrido explicado aquí varía algo del detallado en el libro “Caminando por la Comunidad Valenciana 4”, ya que empieza y termina en el pueblo de Planes y se alarga algunos kilómetros más, aunque bien es cierto que, una vez realizada, bien vale la pena seguir el trazado propuesto por Esteban Cuéllar ya que el resto de ruta añadida no es especialmente interesante.
En cualquier caso, después de dejar el coche en la parte baja del pueblo nos dirigimos hacia el ayuntamiento, cruzamos por el pasaje bajo las banderas y seguimos por la derecha bajando una escalinata hacia el río, donde nos encontramos con la carretera que lo cruza a través de un pequeño puente. Giramos a la izquierda al enlazar con la carretera y ascendemos un poco hasta llegar al via crucis, marcado con una señal de prohibición para quads y motos.
Aunque desde abajo parece muy empinada, la subida a la ermita es más llevadera de lo previsto al compensar la pendiente con los interminables zig zags que hace el camino.
Al llegar arriba hay que comenzar a descender por la carretera que baja a la izquierda, pero antes de ello vale la pena dar una vuelta por la explanada de la ermita y almorzar sentado en el murete disfrutando de la tranquilidad del lugar.
De vuelta a la marcha descendemos por la carretera que nos lleva rápidamente hacia el valle, el cual cruzamos hasta alcanzar su cota más baja para empezar a recuperar poco a poco la altitud a través de una pista que atraviesa campos de frutales. Cuando el camino llanea después de unas primeras rampas, encontramos un desvío a la derecha marcado por una pintada blanca y amarilla que nos indica un camino un poco más estropeado que asciende llevándonos a unos campos de almendros desde los que se divisa, a la izquierda, el corral del Collado.
Al final de este camino topamos nuevamente con una carretera y una flecha verde que nos indica la derecha, a la que siguen algunas lazadas hasta llegar a la carretera principal junto a un puente, momento en que comenzamos a caminar paralelos al río Serpis en dirección al barranco.
Esta es la pista de acceso a la laguna de la encantada por lo que durante unos metros vamos acompañados de más de un coche y de gente que se dirige allí a pasar el día. Afortunadamente, una vez dejada atrás la laguna el camino se queda algo más solitario llegando en pocos metros a un molino donde debemos seguir por la izquierda ya que a la derecha el camino cruza el río y se pierde hacia el barranco del Llombo.
A través de esta senda nos vamos adentrando en la zona más bonita de todo el recorrido, dejando a nuestra derecha unas pequeñas pozas y pasando junto a un pequeño trecho que a la derecha nos lleva hacia la más grande e inaccesible de todas ellas. Volviendo al camino comenzamos a ascender y pasamos junto a un antiguo corral medio derruido donde hay que tener cuidado en no desviarnos por el camino que sigue recto y hacia la derecha ya que si lo seguimos acabaremos en el fondo del barranco. En su lugar hay que buscar la senda que discurre por la izquierda y que pasa literalmente por encima de una roca a modo de saliente. Así iremos ascendiendo hasta dejar atrás el barranco y desembocar a una zona de chalets topándonos enseguida con la carretera que nos dejará nuevamente en el pueblo de Planes tras bordear la colina sobre la que está la ermita.
Salvo este último tramo junto al río Serpis y el más atractivo que corresponde al cañón propiamente dicho, el resto del recorrido no tiene gran interés, por lo que merece la pena acortarlo en la medida de lo posible para disfrutar más del barranco y de su Encantada.

Datos técnicos 
Distancia: 11 km
Duración: 4 horas
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 430 m
Altitud máxima: 570 m
Desnivel acumulado: 330 m
A tener en cuenta: Parte del atractivo de la ruta es poder bañarse en la laguna o en alguna de las pozas, por lo que si se hace en verano hay que ir equipado

Descarga aquí la información de la ruta

viernes, 5 de enero de 2018

El embalse de Loriguilla

El embalse de Loriguilla
Ruta en kayak por el último embalse del río Turia. (Ruta realizada el 22 de julio de 2017)


Acceso
Desde Valencia tomamos la CV35 en dirección Ademuz y no la abandonamos hasta pasar Losa del Obispo, aunque debemos descartar el primer desvío con indicaciones de “embalse de Loriguilla” que sale hacia la izquierda y continuar hasta el siguiente cruce también hacia la izquierda en el que un cartel nos anuncia que estamos entrando en el camino de acceso al sifón del Turia.
Por esta carretera llegamos al pueblo de Loriguilla Viejo después de rebasar una valla que permanece cerrada pero sin candado, y bordeando las instalaciones del complejo turístico tomamos una senda que hacia la derecha nos lleva hasta la zona del embarcadero.

Descripción
En el embalse de Loriguilla hay dos zonas a las que la gente acude a bañarse, pescar o a pasar el fin de semana. Una es la zona de la presa, donde el agua se embalsa antes de que el curso del agua atraviese el paraje de Los Calderones de Chulilla y donde acudimos la primera vez para dar un paseo con el kayak. Sin embargo, en esta primera incursión descubrimos la otra zona, la que hay a los pies del antiguo pueblo de Loriguilla Viejo, mucho más agradable para pasar el rato y también más fácil para entrar y salir del agua con cualquier piragua, colchoneta o artilugio flotante ya que dispone de un pequeño embarcadero y una rampita de acceso. Además hay zonas con pradera de hierba en la que poderse tumbar a comer, leer o echarse la siesta.
Una vez en el agua y con los remos en las manos hay varias opciones para hacer una travesía. La primera es dirigirse al sur a través de un corto pero bonito estrecho hacia la zona de la presa, que es la más ancha de todo el pantano y donde más se nota el oleaje en los días de viento. La otra opción es remontar el embalse hacia el norte hacia el punto donde el río lo alimenta recorriendo el pantano que en este tramo tiene una anchura más constante, pasando bajo el acueducto del canal principal y llegando hasta donde el curso de agua deja de ser navegable.
En esta zona hay algún que otro cañaveral y se pueden ver grupos de aves que no conseguimos identificar pero que sin duda disfrutan aquí de una mayor tranquilidad que en la zona del embarcadero.

Datos técnicos
Distancia: 9 km
Duración: 3 horas
Dificultad: 0/5
A tener en cuenta: Nada en especial

Descarga aquí la información de la ruta

miércoles, 3 de enero de 2018

El cañón del río Magro

Ruta lineal por el límite oriental de la Plana de Utiel. (Ruta realizada el 14 de mayo de 2017)


Acceso
La excursión por el río Magro tiene su origen y final en Hortunas, una pedanía de Requena, por lo que salimos hacia Madrid por la A3 hasta abandonarla por la salida 291 enlazando con la NIII hacia Requena Este. Pasamos unas cuantas rotondas hasta llegar a la última en la que hay que seguir en dirección Albacete/Almansa por la N322. Justo después de pasar El Pontón nos desviamos a la izquierda por la N330 hacia Cofrentes y al llegar a La Portera nos volvemos a desviar a la izquierda hacia la CV429 en dirección a Yátova, llegando enseguida a Hortunas.
También se puede llegar vía Buñol y Yátova pero se tarda un poco más y la carretera es peor, por lo que compensa ir hasta Requena por la autovía.

Descripción
Una vez dejado el coche hemos de buscar el camino que sale de la parte noreste del pueblo, detrás de las casas, y que nos lleva a cruzar el río Magro por un paso más o menos delicado en función del nivel del agua. Ya en la otra orilla pasamos bajo una canalización de agua y continuamos hasta que el camino gira a la izquierda y nos coloca paralelos al río. Aquí el paisaje todavía se presenta abierto con diversos campos que preceden a la zona un poco más agreste que nos espera a tan solo unos minutos. Avanzamos ahora por un terreno abancalado con el murete a nuestra derecha hasta que llegamos a un claro donde debemos buscar la senda que por la derecha asciende a la ladera de la montaña ya que por la parte izquierda, aunque parece que el camino continúa, solo se va al lecho del río llegando a una punto donde ya no es posible la progresión.
Vadeamos el barranco de los Chorrillos por una estrecha senda y continuamos hasta que el camino nos devuelve a la parte baja del río volviendo a caminar por una zona de pradera antes de enlazar con una pista de tierra más ancha.
Esta pista nos lleva al Molino del Templado, aunque una verja se interpone ante nosotros por lo que debemos abandonarla por la izquierda internándonos en un agradable paseo bajo los árboles que pueblan la ribera del río.
No tardamos en llegar al puente de hormigón por el que cruzamos el río llevándolo ahora a nuestra derecha y continuando por el camino que reproduce el trazado sinuoso del agua a su paso por el cañón.
Cuando la senda se convierte de nuevo en pista, llegamos otra vez a una puerta metálica que nos impide la progresión por lo que tenemos que tomar el trecho que surge unos metros antes a la derecha, bajando a la altura del cauce para adentrarnos en la parte más bonita de todo el recorrido, donde un senderillo casi invadido por la hierba nos lleva a través del fondo del cañón plagado de vegetación ribereña y de amapolas que salpican de rojo todo el paisaje.
Y así llegamos hasta una presa que hace de punto final y a partir del cual iniciamos el retorno por donde hemos venido hasta terminar el recorrido en Hortunas.

Datos técnicos
Distancia: 16.5 km
Duración: 5 horas
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 545 m
Altitud máxima: 650 m
Desnivel acumulado: 180 m
A tener en cuenta: En días de calor, y a pesar de la presencia del río Magro, la ruta puede resultar seca por lo que hay que prever ir con agua suficiente.

Descarga aquí la información de la ruta

martes, 2 de enero de 2018

Las cinco cumbres de Gilet

Ruta a lo “montaña rusa” coronando cinco picos y visitando un dragón. (Ruta realizada el 23 de abril de 2017)


Acceso
El punto de inicio está en el Monasterio de Santo Espírito, al cual llegamos atravesando la población de Gilet. Para llegar a ella cogemos desde Valencia la V21 o la AP7 en dirección a Sagunto para enlazar con la A23 hacia Teruel, abandonando esta última al poco por la salida número 2 hacia Gilet. Llegamos así a la entrada a la población y enseguida nos aparecen las indicaciones para llegar hasta el parking del monasterio.

Descripción
Sin duda, el atractivo principal de esta ruta es alcanzar, en tan solo 10 kilómetros, nada menos que cinco cumbres del extremo noreste de la Calderona, algunas tan emblemáticas como el Xocainet o la Redona.
De modo que, después de dejar el coche en el abarrotado parking de Santo Espirito, nos dirigimos hacia la primera de ella pasando por delante de la puerta del monasterio y girando a la izquierda al rebasarlo, caminando junto a la tapia que cierra el recinto. No tardamos en llegar a un cruce con un poste cuyas indicaciones hay que seguir en dirección a Segart por el GR10.
A partir de este punto comienza la ascensión por una estrecha senda, con la cima del Pico del Águila al fondo como referencia y objetivo a alcanzar. Conforme vamos ganando altura se despliega tras nosotros la panorámica del valle con Puçol y el Puig al fondo. Así llegamos al desvío (1) donde por la derecha nos dirigimos a la base del pico. El sendero se estrecha y llegamos por fin al último desvío, en este caso a la izquierda, para ganar la cima.
Alcanzada la primera cumbre, desandamos unos metros hasta reengancharnos con la senda que abandonamos antes y continuamos ahora hacia la izquierda en un ligero descenso, siguiendo en el siguiente cruce de caminos por la izquierda y en el que viene después a la derecha (2), junto a unas construcciones semiderruidas con la marca blanquirroja pintada en la pared.
La senda deja paso a una amplia pista forestal que va virando hacia el norte con la imponente Mola de Segart a nuestra izquierda acompañándonos durante un tramo hasta que en el siguiente cruce de pistas continuamos por la izquierda y encaramos un buen trecho bastante recto rebasando el barranco de Santo Espírito antes de que el trazado dé un par de giros a la derecha.
Tras estos dos quiebros hay que salirse del camino casi campo a través para llegar a la pequeña cumbre de la Furiona, bastante modesta, pero desde la que se tiene una buena vista de nuestro siguiente objetivo: el Xocainet.
Volvemos a la pista descendiendo la ladera y nos dirigimos ya hacia el Xocainet, tomando la pista de la derecha en el siguiente cruce y abandonándola al poco para comenzar a ascender por la estrecha senda que sale a la derecha junto a una estropeada marca.
La subida al tercer pico del día es corta, pero sin duda la más empinada, alcanzando enseguida la cumbre desde la que se divisa con claridad la cuarta cumbre del día: la Redona.
El recorrido continúa por la cara opuesta, en un descenso de lo más incómodo por lo pronunciado de la pendiente y los desniveles a salvar, que obligan en algún caso a avanzar destrepando, con lo que la marcha se ralentiza notablemente.
El desvío hacia la cumbre de la Redona lo encontramos en el siguiente cruce de caminos (3), donde un poste nos indica diversas direcciones a izquierda y derecha, pero en el que hemos de seguir rectos por una senda un poco más angosta que se interna en la maleza y que en poco tiempo nos lleva hacia la penúltima ascensión del día.
Retrocedemos después por el mismo camino regresando al cruce donde ahora sí tomamos el primer camino a la izquierda según la dirección de avance, y comenzamos a descender suavemente por el barranco del Xocainet.
En este tramo hay algún punto en el que no está del todo claro por dónde continuar ya que hay un par de terraplenes algo desaconsejables, por lo que lo mejor es ir buscando en cada momento la manera más fácil de progresar para evitar un resbalón tonto por los taludes erosionados.
Ya en la parte baja se ven, y se escuchan, algunos chalets que ocupan la parte baja de la ladera de la Redona y que son el anticipo de la urbanización La Costera, y es aquí donde se encuentra la anécdota de esta excursión, la curiosa casa conocida como el Dragón de la Calderona, que nos lleva a imaginar que estamos dentro de una novela fantástica. Como bien se apunta en diversas webs, esta gran escultura de dragón que adopta la forma de una vivienda es fruto del proyecto GAIA, iniciativa de la escultora Rhea Marmentini, la pintora Judit Nádor y el saxofonista Perico Sambeat, además de otros artistas, a través del cual convirtieron una antigua y desafortunada construcción de hormigón en un centro destinado al arte y más ligado a la naturaleza tanto en sus materiales como en sus formas y colores.
Después de la visita cultural del día abandonamos el dragón y cruzamos el barranco del Xocainet para girar a la izquierda y acometer el último tramo un tanto empinado del recorrido, el cual termina justo en el desvío hacia el Alto de la Cruz (4) desde el que se tiene una amplia panorámica del monasterio de Santo Espírito hacia el que ya nos dirigimos. Deshaciendo nuestros pasos volvemos al desvío y ahora sí emprendemos el descenso que nos lleva a atravesar un huerto de naranjos hasta enlazar con la pista que nos lleva hasta el parking donde dejamos hace ya unas cuantas horas el coche.

Datos técnicos
Distancia: 10 km
Duración: 4 horas
Dificultad: 2/5
Altitud mínima: 160 m
Altitud máxima: 430 m
Desnivel acumulado: 440 m
A tener en cuenta: La dificultad de la ruta reside en la acumulación de subidas y bajadas, sobre todo la bajada del Xocainet que es muy incómoda, lo cual puede pesar en las piernas hacia el final de la ruta

Descarga aquí la información de la ruta

martes, 13 de junio de 2017

El Alto del Águila

Breve paseo por el techo de Gátova. (Ruta realizada el 12 de febrero de 2017)


Acceso
Para llegar a Gátova salimos de Valencia por la CV-35 en dirección a Líria hasta el desvío de Marines por la CV-25. Pasamos Marines, Olocau, Marines Viejo y al llegar a Gátova tomamos la calle Marines, a la entrada del municipio, para llegar a la plaza donde se ubica el ayuntamiento, pudiendo dejar el coche en algún hueco de esta calle o de las aledañas.

Descripción
Para llegar al camino de ascensión al pico hay que callejear un poco por el centro de Gátova, por lo que después de dejar el coche en la plaza del ayuntamiento, tomamos la calle Mayor girando luego a la derecha por la calle del practicante Sánchez Serra. Al llegar a la calle Segorbe seguimos por la derecha y luego a la izquierda por la calle Calvario hasta coger a la izquierda una pista asfaltada por la que vamos dejando atrás las casas y almacenes del pueblo.
Poco después, la pista de asfalto rojizo por la que vamos se encuentra de frente con otra debiendo girar aquí a la derecha para no regresar al pueblo, comenzando a ascender ligeramente con el Alto del Águila ya frente a nosotros, en una bonita estampa tras los almendros en flor.
Descartamos un primer desvío a la izquierda y luego otro a la derecha llegando a una curva cerrada que dibuja el camino para poco después abandonar el firme hacia la izquierda para adentrarnos en una estrecha senda, más empinada e irregular, como un canal tallado en la roca, que nos hace ganar altura rápidamente hasta enlazar con la pista pavimentada que recorre la parte alta de la sierra de Gátova.
Aquí nos encontramos con una especie de monolito con las marcas rojiblancas del GR y un poste de señalización roto y tirado en el suelo, con lo que de poco sirve si no tienes claro dónde debes. En cualquier caso, ya que nuestro objetivo es la cumbre del Alto del Águila, seguimos hacia la izquierda por la pista que dibuja varios zigzags pudiendo acortar un poco optando por un estrecho senderillo que sale en algún momento a nuestra izquierda, aunque tanto por un lado como por el otro se llega al mismo sitio.
En el Alto del Águila se diferencian dos partes, la más alta correspondiente al pico, por así decirlo, donde hay una caseta instalada y hasta donde llega la pista con acceso rodado; y el mirador, más atractivo junto a un murete de piedra y un cachirulo desde el que se tiene una estupenda vista del pueblo de Gátova y sus alrededores.
Alcanzado el punto más alto de todo el recorrido regresamos sobre nuestros pasos hasta el último cruce y en este caso continuamos rectos por la cresta de la montaña hasta llegar al siguiente cruce donde un poste, esta vez en pie, nos marca la dirección hacia la Masía de Tristán, que es la que debemos seguir. Aunque no por mucho tiempo ya que al poco la abandonamos para tomar un camino bastante pedregoso que sale a la derecha y que nos lleva hasta el molino de Iranzo, que desde que se dejó de utilizar allá por el siglo XIX se ha convertido en una bonita atalaya desde la que observar el paisaje de la Calderona.
Rebasado el molino continuamos por el camino que en este tramo atraviesa una parte un poco más atractiva y que sin ninguna dificultad nos lleva hasta la pista que une Gátova con la Masía de Tristán, girando aquí a la derecha para pasar junto al molino de la Ceja y emprender el descenso hacia el pueblo pasando antes por la fuente del Tormo y regresando al coche debiendo salvar antes un pequeño tramo de carretera.

Datos técnicos
Distancia: 8.2 km
Duración: 3 horas
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 565 m
Altitud máxima: 850 m
Desnivel acumulado: 350 m
A tener en cuenta: Nada en especial
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 712858 / Y: 4405710), Punto 2 (X: 712903 / Y: 4405937), Punto 3 (X: 713305 / Y: 4405397), Punto 4 (X: 713416 / Y: 4405397)

Descarga aquí la información de la ruta

martes, 21 de marzo de 2017

La muela de Cortes de Pallás

Todo un clásico en la sierra del Caroig. (Ruta realizada el 29 de enero de 2017)



Acceso
Tomando la A3 hacia Madrid desde Valencia, nos desviamos a la altura de Buñol por la salida 322, cruzando poco después el puente sobre la autovía y dirigiéndonos hacia Buñol por la CV425. En la siguiente rotonda ya vemos las indicaciones hacia Cortes de Pallás por esta carretera que luego enlaza con la CV428 a través de una rotonda pintada en el suelo, pasando por El Oro y cruzando poco después el embalse antes de llegar a Cortes de Pallás. Una vez en el pueblo podemos dejar el coche en el aparcamiento que hay junto el río al otro lado de la carretera de la Muela.

Descripción
El recorrido se inicia en la carretera de la Muela, un poco más delante de donde hemos dejado el coche, junto a un panel informativo con tejadillo de madera desde el que también vemos un poste de señalización del GR7 y el SLV13.
Cogemos hacia la izquierda el camino marcado como ‘Senda Cavanilles La Cortada’ y comenzamos a subir por la pista asfaltada que enseguida se cruza con la carretera que lleva al paraje del Corbinet, la cual descartamos para continuar rectos siguiendo las marcas verdiblancas.
No tardamos mucho en llegar al punto en el que se bifurca el recorrido (1) donde, a pesar de que la señal indica la dirección de la izquierda, seguimos por la derecha para hacer la ruta en sentido antihorario. Aquí la senda discurre más o menos llana y paralela a las curvas de nivel, dejando poco a poco el pueblo detrás de nosotros dirigiéndonos por la parte baja de la muela hasta las cascadas del arroyo de Cortes.
Cruzamos el cauce (2) y después de visitar la cueva del Tejedor continuamos bordeando la roca para seguir por un camino que nos aleja un poco del cauce a través de campos de olivos hasta que finalmente enlazamos con una pista de tierra más ancha, que volvemos a abandonar al poco para regresar al arroyo.
Lo cruzamos haciendo algún que otro equilibrismo sobre las rocas y ya volvemos a estar bajo la muela salvando un empinado repecho que nos deja sobre el camino que continúa llaneando hasta llegar al desvío hacia la cueva Minguita.
Desde este punto ya se ve a lo lejos el paso de la Franca, por donde uno de los grupos senderistas que nos hemos encontrado asciende en zigzag como si fueran un montón de hormiguitas de colores.
Encaramos pues la subida a la muela, y aunque la pendiente es pronunciada, la ascensión no es costosa y la senda es fácil de transitar.
Conforme vamos subiendo se abren tras nosotros las vistas del valle y aparece hacia el norte la fotogénica roca con el hueco en el centro como si de un espolón agujereado se tratara.
Continuando con la subida enfilamos el último tramo donde hay una cadena instalada recientemente y llegamos a la parte superior de la muela, plana y donde ya nada nos protege del frío viento que sopla en esta mañana. Así que buscamos algo de refugio tras unos arbustos y damos buena cuenta del bocadillo antes de continuar por el camino que nos lleva a la pista que bordea el depósito de agua municipal ubicado en lo alto de la montaña.
Este depósito forma parte de la central hidroeléctrica de forma que recibe el agua bombeada por la instalación que hay 500 metros más abajo, junto al embalse, para luego pasarla por la turbina y generar así energía eléctrica en los momentos de mayor consumo.
Poco a poco lo vamos bordeando junto a la valla de cierre hasta que el camino gira a la izquierda encontrándonos con un panel que nos habla del aprovechamiento agrícola de la zona y frente al cual continua el camino que inicia el descenso hacia Cortes de Pallás.
A lo largo de este último tramo se despliega ante nosotros una gran panorámica con el pueblo bajo nuestros pies y el embalse de agua como una gran mancha azul por la que se pierde el río Júcar en su curso hacia el Mediterráneo. Pasamos al poco junto al pino de la ‘Cortà’ para descender por el paraje de los Cintos de la Cortada perdiendo toda la altitud ganada llegando, después de serpentear por la senda llena de rocas, al punto 1 cerrando el recorrido circular y regresando el pueblo por el camino que ya conocemos.



Datos técnicos
Distancia: 9 km
Duración: 3 horas y media
Dificultad: 1/5
Altitud mínima: 430 m
Altitud máxima: 820 m
Desnivel acumulado: 400 m
A tener en cuenta: Nada en especial
Coordenadas (UTM 30): Inicio (X: 677625 / Y: 4345537), Punto 1 (X: 677522 / Y: 4345213), Punto 3 (X: 684586 / Y: 4385533)

Descarga aquí la información de la ruta

miércoles, 18 de enero de 2017

El castillo de Mauz

Visita a una de la fortalezas más vistosas de la sierra de Espadán. (Ruta realizada el 1 de enero de 2017)


Acceso
Salimos desde Valencia en dirección a Castellón primero por la A7 y luego por la CV10 hasta abandonarla por la salida 7 hacia Onda atravesando su larguísimo polígono industrial. Dejamos atrás el centro de Onda y enlazamos con la CV223 que nos lleva a Artesa, Tales y poco después a Sueras.
Al llegar al pueblo descartamos la primera indicación de centro urbano y pasamos el puente hasta llegar a la segunda señal que tomamos, ahora sí, hacia la izquierda, pudiendo dejar el coche en el espacio que hay al principio de la rampa.

Descripción
El sendero como tal comienza en realidad en las afueras del pueblo, cruzando el barranco de Castro, por lo que antes que nada debemos atravesar el pueblo para llegar a la montaña. Así, tras dejar el coche enfilamos la calle del Arrabal y giramos a la izquierda al final por la calle del Rector hasta llegar a la plaza Mayor. Junto al ayuntamiento y a la derecha sale la calle Alta por la que continuamos hasta dejar atrás las casas enlazando con la pista asfaltada que lleva al merendero de Castro.
Caminando por esta carretera descartamos el primer camino que baja hacia el barranco y pasamos junto a un burro que pasta tranquilamente antes de coger el segundo desvío a la derecha, junto a un panel informativo con tejadillo de madera.
En unos metros llegamos al lecho del barranco de Castro y lo cruzamos encontrando enseguida un poste que nos indica las dos variantes para llegar al merendero (1). Elegimos la del castillo y girando a la derecha emprendemos la ligera subida que se prolongará durante un rato hasta llegar a la base del peñasco sobre la que se erige el castillo de Mauz.
Recorremos así el borde nororiental de la sierra de Espadán, ocupado por un extenso bosque de pino y acompañados de vez en cuando por los postes de madera clavados en el suelo que nos sirven de guía, aunque el sendero no presenta ninguna dificultad de orientación.
De origen musulmán y construido en el siglo XII, su mayor atractivo es sin duda su emplazamiento en lo alto de un promontorio rocoso, desde el que se domina todo el valle y desde el que se podía comunicar con fortificaciones cercanas como las de Alcudia de Veo o Villamalur, si las circunstancias lo requerían.
Además, en la parte baja hay unos troncos dejados caer a modo de mesa y taburetes que invitan a sentarse unos minutos y a disfrutar de la panorámica.
Continuando con el recorrido volvemos unos metros sobre nuestros pasos y seguimos los carteles con el letrero “volta” bordeando el castillo hasta enlazar en su extremo oeste con un acusado descenso que nos provoca algún que otro resbalón, pero que enseguida se suaviza y nos lleva hasta el desvío donde un poste nos marca el camino hacia el corral d’Antoni (2). Sin embargo lo descartamos y continuamos descendiendo por la izquierda hacia la fuente de Castro a la que llegamos en apenas unos minutos rebasando antes un nuevo cruce de caminos (3).
Visitada la fuente y con el estómago lleno abandonamos el merendero deshaciendo el camino hasta el poste que antes dejamos atrás (3) y que nos indica la vuelta a Sueras por el camino viejo, que discurre paralelo al barranco y del que no hemos de salirnos obviando los desvíos que nos salen a la derecha hasta llegar al punto 1, a la pista asfaltada y de nuevo al centro del pueblo.

Datos técnicos
Distancia: 8’4 km
Duración: 2 horas y media
Dificultad: 0/5
Altitud mínima: 290 m
Altitud máxima: 530 m
Desnivel acumulado: 300 m
A tener en cuenta: La ruta está bien señalizada y no tiene ninguna dificultad, aunque hay que andar con precaución por la zona del castillo que presenta algunos puntos de paredes verticales con peligro de caída al vacío.
Coordenadas (UTM 30): Punto 1 (X: 727016 / Y: 4425405), Punto 2 (X: 725635 / Y: 4424926), Punto 3 (X: 724944 / Y: 4424447)

Descarga aquí la información de la ruta